lunes, 22 de septiembre de 2014

Mi Nueva Vida 13

Este verano ha sido todo un desafío, desde que comencé mis andaduras por la vida sana no había tenido unas vacaciones tan ajetreadas, por así decirlo. He tenido muchas comidas y cenas imprevistas. Reconozco más de una vez me he sentido un poco culpable, pero son cosas que pasan. La vida es así llena de imprevistos. La última semana hasta he cogido dos kilos, por suerte mi peso no variado mucho en estos meses, y gran parte es merito del deporte. Es entes situaciones cuando más se notan las ventajas de las actividades físicas. Ahora como el ritmo del día a día es más tranquilo no se me será difícil perder esos kilillos. Además el tipo de alimentos que consumo ahora poco tienen que ver con la comida chatarra y los refresco, que ingería en grandes cantidades.
Lo que me gustaría trasmitir con esto, es que no es tan importante haber cogido peso, si hemos tenido una mala racha. Mi antiguo yo se hubiera dejado llevar por lo negativo, y se hubiera rendido.
Lo esencial, aunque no lo más fácil, es saber surfear sobre las gigantescas olas del agitado mar de la vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario